Taller Persianas Guardiola S.L.U. Pardo Gimeno 77 03007 Alicante T 965116903
Tienda Persianas Guardiola S.L.U. San Benito 17 03013 Alicante T 965214030
HAZ CLIC AQUI Y TE LLAMAMOS

Se acerca el otoño. Revisa tus ventanas y persianas

Se acerca el otoño y desgraciadamente esta estación suele venir acompañada de vientos, frío y algo de lluvia. Para hacerle frente al mal tiempo y garantizar nuestra tranquilidad en el hogar, deberemos pegarle un repaso a las ventanas y persianas. Quizá encontremos alguna para cambiar o nos demos cuenta que en aquel hueco en su día no instalamos persiana y ahora sería conveniente. Esta tarea nos podrá evitar alguna sorpresa cuando venga el mal tiempo y nos dará la tranquilidad de estar resguardados y protegidos en nuestra casa.

Revisar los cerramientos de tu casa no te llevará más de unos minutos, y es algo que te puede ahorrar algún estropicio el día que salga revuelto. Comprueba los marcos de cada ventana y asegúrate que no se filtran humedades. Si el marco de tu ventana deja pasar algo de agua o humedad, podrás detectarlo porque deja una mancha en la parte inferior en la vertical de la ventana, bien por la parte exterior, donde el revestimiento se suele oscurecer, o bien en interior, en este caso el acabado también oscurece si es escayola o se agrieta si el algún material sensible a la humedad. En cualquiera de los casos, si detectas algún tipo de filtración, es importante solucionarlo antes de entrar en época de lluvia, donde los trabajos de cerramiento se complican y se someten a la disponibilidad que el tiempo le permite.

Los problemas de humedades los podemos clasificar en:

1. Humedad por condensación. La solución en la ventana.

Unos niveles altos de humedad (relativa al aire) y una temperatura determinada son las condiciones que provocan la aparición de este fenómeno. Si en una localización cerrada, como una habitación, medimos una humedad relativa alta, y además el aire se encuentra con una superficie que está a menor temperatura, como por ejemplo una ventana de aluminio, el aire que atraviesa esa superficie, seguramente deposite en la propia superficie vapor de agua, que condensada adquiere forma de gota. Y muchas gotas acumuladas forman el fluido acuoso que busca salida por donde le place, estropeando los materiales y juntas que a su paso encuentra.

Existen soluciones caseras, como la incorporación de unas pequeñas canaletas, que colocándolas en los marcos ayudan a recoger el agua provocada por la condensación. Los deshumidificadores también podrían ser una solución, pero sin duda tampoco la mejor. Esto son apaños que además de no ser definitivos, no garantizan el éxito tampoco a corto plazo. Lo fundamental es eliminar el exceso de humedad del ambiente, y mejorar el aislamiento. Y esto pasa por consultarlo con un profesional que lo revise y nos valore el trabajo de mejorar el cerramiento o realizar alguna sustitución del marco, y en algún caso la ventana.


2. Humedades por subidas capilares

Se producen debido al agua que sube por las paredes de ladrillo y juntas, que al tratarse de materiales porosos, permiten la propagación de las moléculas de agua, que por su tensión superficial son capaces de adherirse a poros superiores, propagando la humedad en la vertical. Son capaces de atravesar cimientos, muros, columnas, vigas, techos y paredes. Este fenómeno desgasta los materiales y juntas y además puede dañar la instalación eléctrica, las cañerías o la calefacción.

La solución puede ser recubrir las paredes con revestimientos aislantes, previa pintura, controlar las pérdidas de agua (si existen) y revisar las posibles obturaciones de los desagües.

3. Humedades por infiltración lateral

Suelen aparecen en sótanos y garajes y la causa normalmente es la condensación o por capilaridad. Es un problema semejante al del apartado anterior, sin embargo la escasa ventilación de estos habitáculos puede provocar además la formación de hongos y mircroorganismos, algo que resulta poco higiénico y pone en peligro la salud de la familia en el hogar.
Este problema no tiene fácil solución, es algo que debía haberse tenido en cuenta en el momento de la construcción, pero cuando aparece el único remedio es revestir las paredes para aislarlas, usar antihongos y si la humedad persiste emplear sistemas de drenaje.


En la siguiente comunicación  trataremos los problemas más comunes de las persianas y las posible soluciones.
Se acerca el otoño. Revisa tus ventanas y persianas
VOLVER A NOTICIAS


Validar W3C XHTML 1.0     Validar W3C CSS
Webup
Clicwow